Nunca como hoy, en los últimos 30 años, el Estado brasileño optó por una relación completamente adversa a los derechos de los pueblos indígenas. El gobierno de Michel Temer asumió una política declaradamente anti- indígena poniendo fin a la demarcación y protección de las tierras indígenas, impulsando la invasión de esas tierras por emprendimientos gubernamentales y privados. Impulsando además el desmonte de instituciones y políticas públicas volcadas a los pueblos indígenas mientras apaña las prácticas de discriminación y violencia de todo tipo en contra de los pueblos y las comunidades indígenas hasta en territorios ya regularizados. Medidas administrativas y jurídicas son adoptadas para restringir los derechos de los indígenas. Se destacan entre estas, además de las distintas reformas (del trabajo, de la providencia, privatización de empresas estatales, etc) que castigan a toda la población brasileña, el congelamiento del presupuesto por 20 años, por medio de la Enmienda Constitucional 95, involucrando al ya reducido presupuesto indigenista. La Advocacia Genera de Unión, al servicio del gobierno golpista, instituyó el Parecer 001/17, que pretende generalizar para todas las tierras indígenas las condiciones determinadas por el Supremo Tribunal Federal, exclusivamente para la tierra indígena Raposa Serra do Sol que da reconocimiento al derecho territorio indígena y cumple con la promulgación de la Constitución Federal, el 5 de octubre de 1988.

Convergente con esa política, distintas bancas anti-indígenas, principalmente las del agronegocios, el fundamentalismo religioso y de minería, entre otros, se manifiestan en torno a decenas de Proyectos de la Mienda Constitucional (PECs) como el PEC 215 y los Proyectos de Ley (PLs) para restringir o suprimir los derechos de los indígenas asegurados por la Constitución Federal, con el propósito de legalización la invasión y usurpación de territorios indígenas para fines de explotación ilegal, como los bienes naturales, (florestas, recursos hídricos, minería y biodiversidad) y la implementación de emprendimientos de infraestructura (puertos, hidroeléctricas, líneas de transmisión) además de la expansión de las fronteras agrícolas y de usurpación de conocimientos tradicionales. Son también parte de esta ofensiva de capital las prácticas de captación de lideranzas indígenas, la división interna de los pueblos y comunidades indígenas, las denuncias judiciales, la intimidación y la persecusión y asesinato de lideranzas.

Finalmente, en el ámbito jurídico, preocupa la consolidación y la aplicación creciente, principalmente e instancias inferiores, de este marco temporal, con la falta de acceso de los pueblos a la justicia y las medidas siempre a favor de los inversores, mientras los indígenas buscan maneras de recuperar sus territorios tradicionales.

CONVOCATORIA

En este escenario de barbarie, que aflige a los pueblos indígenas, la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) convoca a los pueblos y organizaciones indígenas de todas las regiones del país para la mayor movilización nacional indígena del año, el Campamento Tierra Libre (ATL) que será realizará en Brasilia, DF, desde el 23 al 27 de abril de 2018, con el objetivo de “Unificar las luchas en defensa del Brasil Indígena, por la garantía de los derechos originarios y de nuestros pueblos”.

El ATL prevé discutir y definir posicionamientos sobre la situación de los derechos fundamentales de nuestros pueblos en el ámbito de los distintos poderes del Estado, principalmente el territorial (demarcación, protección y sustentabilidad) y sobre las políticas públicas específicas y diferenciadas conquistadas en los últimos años (salud, educación, PNGATI, CNPI, etc) como así también el creciente clima de criminalización, violencia y racismo institucional contra nuestros pueblos, comunidades y lideranzas indígenas. Esto implicará que deberemos mobilizarnos y manifestarnos junto a otros órganos e instancias del poder público envueltos en principio en la protección y promoción de los derechos de los pueblos indígenas y la implementación de las políticas públicas.

La APIB disponibilizará las condiciones de logística, infraestructura y alimentación para acoger a las delegaciones, involucrando a asociaciones, comunidades y organizaciones indígenas locales y regionales que busquen junto a su red de colaboradores los medios de transporte hasta Brasilia. Cada participante no deberá olvidar traer sus materiales de uso personal (pasta dental, jabón, cepillo de dientes, plato, vaso, toallas y colchoneta) y, quien pudiera, insumos de alojamiento ( carpas, lonas, cobertores, bolsas de dormir, mosquiteros, etc) y de alimentación e higíene.

Las delegaciones serán recibidas a partir de la mañana del 23 de abril y el lugar del Campamento será informado más adelante, con el inicio de su instalación. Las actividades de movilización se realizarán durante 4 intensos días, del 23 al 26 de abril, para regresar el día 27.

Recomendamos a los coordinadores de las delegaciones que orienten a las lideranzas sobre las normas de seguridad y el compromiso de participar de todas las actividades previstas.

Para otras informaciones, por favor de contactar a la representación de Apib en Brasilia, vía mail apibbsb@gmail.com o por teléfono + 55 (61) 30345548.

Asesoramiento de prensa: Patrícia Bonilha – (+55 61)  61 99643-8307 / patricia.bonilha@greenpeace.org.

Letícia Leite – leticialeite@socioambiental.org